Un verano entero para disfrutar

Cada año, la llegada de la primavera es sinónimo de alegría, a pesar del molesto polen, a pesar de las alergias, a pesar del cambio horario.  Porque sabemos que tras ella llega el verano, una estación muy querida y esperada por muchos de nosotros. Y es que todos sabemos que el verano trae consigo más alegría, más horas de sol, risas y diversión, excursiones al aire libre, momentos en una terraza tomando un granizado fresquito y ¿cómo no?, ¡vacaciones!

va-ca-cio-nes

Las tan esperadas vacaciones de verano donde pasar los días junto al mar, pasear por la montaña, nadar en el río o simplemente disfrutar con amigos, en familia o en pareja. Magníficos días para desconectar y escapar de la rutina.

En verano vivimos la maravillosa noche de San Juan repleta de magia, recargamos las pilas merendando horchata con fartons, ¡o la acompañamos con el bizcocho de la abuela! Hacemos mezclas con ella y nos convertimos en maestros horchateros: la combinamos con granizado de café, con granizado de limón, con helado, buscamos recetas y elaboramos postres…

En verano recuperamos las buenas vibraciones, el sonido de la risa haciendo eco en un sendero y vemos a las Perseidas caer sobre nosotros, brillando intensamente en el firmamento.

Pero el verano, como muchas otras cosas, es pasajero. Nos permite disfrutar de él desde junio a septiembre y por tanto, atesoramos cada momento al máximo, lo exprimimos, lo vivimos y sobre todo, lo disfrutamos. Porque a medida que nos acercamos a septiembre, las horas de sol se van acortando, el cambio de estación se ve cada vez más cerca y tenemos la sensación de que el verano comienza a despedirse un año más.

Pero... ¡¿qué estamos diciendo?!

El verano no tiene porqué terminar cuando agosto finaliza. Hasta que llega el otoño todavía nos quedan muchos momentos para disfrutar y atesorar recuerdos del verano durante todo el año, a pesar de la vuelta a la rutina.

Hasta el 23 de septiembre aún nos quedan días de verano. Las temperaturas descienden ligeramente, por lo que apetece salir antes a las terracitas. Dejamos atrás el bullicioso agosto y sus aglomeraciones. La intensidad se reduce, aunque trabajemos o aunque los niños hayan vuelto al cole. Una horchata natural bien fría tras una jornada de trabajo se convierte en un momento de disfrute, un granizado el sábado en un chiringuito de la playa con la brisa fresquita acariciando tu piel, un fin de semana rural…

¡Todavía quedan muchos momentos para disfrutar!

7 1000x667

¿Y sabes qué?

¡Que la horchata es una bebida para todo el año! Y si no te lo crees, en nuestro post te lo contamos, porque beber una horchata natural bien fría en septiembre te va a recordar ese día en la playa haciendo snorkel, esa tarde en la piscina del pueblo con tus amigos, te va a recordar momentos que disfrutaste y que te hacen feliz. Y tras disfrutarla o beber un granizado siempre, siempre, vas a recordar el verano.

¿O acaso no pensamos que ojalá fuera verano siempre?

Copyright © 2018 MGO Horchata y Granizados | Diseño web: desmarcamarketing.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies